Más plásticos en el mar que estrellas en la Vía Láctea

El mes pasado La Vanguardia publicó un artículo que impactó mucho a todo el equipo de Brafim. Hay más plásticos que estrellas en la Vía Láctea y te los estás comiendo: cómo impactan en la salud. Lo leímos con detenimiento y encontramos datos nada positivos sobre los plásticos en los océanos. 

¿De dónde provienen los plásticos que encontramos en el mar?

  • El 35% proviene del lavado de ropa sintética.
  • ​El 28% tiene su origen en la abrasión de los neumáticos en la conducción.
  • ​El 2% son micro plásticos agregados intencionalmente en productos de cuidado personal y limpieza.

Otro porcentaje de plásticos se origina a partir de la degradación de grandes objetos de plástico, botellas, redes de pesca o bolsas de plásticos.

    ¿Cuál es el verdadero problema?

    Existen dos puntos importantes en los cuales debemos fijarnos: procedencia y educación.

    En primer lugar, la procedencia de los micro plásticos que acaban en el mar. Gran parte de la sociedad piensa que los plásticos en el mar son únicamente o en mayoría provenientes de envases o embalajes. Sin embargo, si analizamos los datos, vemos que la mayoría de estos plásticos (aproximadamente el 70%) provienen de redes de pesca, detergentes y neumáticos. Por lo tanto, los micro plásticos que provienen de envases y embalajes y que acaban en el mar son mínimos en comparación con el resto de plásticos (10%). 

    Aún así, en Brafim consideramos que es inadmisible e injustificable que envases y embalajes acaben en el mar. Para nosotros, se trata principalmente de una cuestión de educación cívica tanto personal como social.

    Este 10% de microplásticos proveniente de residuos de envases y embalajes acaba en el mar porque no se ha gestionado bien. Es decir, el plástico por sí solo no llega al mar; es responsabilidad de todos los humanos hacer una buena gestión de los residuos que generamos. Y para ello, es fundamental una correcta educación en este sentido. 

    Si estamos bien informados y concienciados sobre la importancia de hacer una correcta gestión de los residuos, si creemos que es nuestra responsabilidad tanto a nivel personal como de empresa; entonces habremos dado un gran paso hacia la sostenibilidad real.

    La importancia de separar los residuos

    La clave de la cuestión está en una correcta separación de residuos según sus materiales.

    Según Ecoembes, la separación de los residuos es un proceso que consiste en separar los residuos de envases y embalajes según su tipología y depositarlos de forma correcta en los medios habilitados para ser recogidos posteriormente (contenedores, cubos, etc.):

    • papel y cartón en el azul
    • plástico, latas y briks en el amarillo
    • vidrio en el verde…
    Separar residuos

    Brafim: nuestra solución

    En Brafim creemos que la solución no pasa por erradicar los plásticos de los envases y embalajes. Si se fabrica todo con otros materiales como el papel o cartón, disminuiremos nuestra capacidad de reciclabilidad. El papel puede reciclarse un máximo de 6 veces mientras que algunos envases monomaterial pueden reciclarse hasta 10 veces e incluso convertirse en productos de larga duración como muebles, pilonas urbanas, etc. 

    • Solución para el fabricante: producir envases y embalajes con materiales previamente reciclados, con monomateriales y reducir la cantidad de material empleada.

    • Solución consumidor: reciclar mejor y reutilizar más.

    ¿Te has parado a pensar si tus embalajes están compuestos por materiales sostenibles? ¿Son separables y posteriormente reciclables? 

    Y a nivel personal ¿Separas correctamente los envases que consumes? 

    Brafim, comprometidos con el medio ambiente.