Después de esta crisis, gran parte de nuestra industria ha sufrido importantes descensos en su facturación, que penalizan la cuenta de explotación de cualquier empresa.  

Conseguir el punto muerto para 2020 es un éxito en buena parte de nuestra economía, especialmente en toda aquella que no se trata de una actividad económica de primera necesidad.

En este contexto, Brafim recibimos una solicitud para realizar una consultoría de todo el proceso de embalaje y logística de una empresa que se dedica a la fabricación de mobiliario auxiliar, complementos para la oficina, enseñanza y contract.

El objetivo establecido era conseguir un rendimiento neto para la compañía, optimizando aquellos aspectos que no están directamente relacionados con la demanda, y por tanto bajo el control de la propia empresa.

Ficha técnica del producto

· Pizarra laminada rotulable con perfil de aluminio y cantoneras de plástico.
· Embalaje: Cartón, cantoneras, papel burbuja.
· Medidas más habituales 1200mm x 1500-2500mm x 25mm.

Cómo se desarrolló la consultoría de embalaje

La realización de esta consultoría se concretó con diversas visitas a fábrica; la revisión de la lista de materiales de embalaje utilizados; el análisis del proceso de producción y embalaje utilizado; las máquinas utilizadas en el proceso de embalado; el material necesario para el stock de seguridad; el almacenaje de la materia prima y acabada; y por último, los costes de transporte.

Factores de mejora introducidos en el proceso logístico

A continuación, desglosamos las 7 mejoras incorporadas en el proceso logístico del fabricante. 

1. Simplificación del embalaje: eliminación del papel burbuja

El primer paso introducido en la consultoría ha sido la eliminación del papel burbuja en el proceso de embalado, ya que este no es suficientemente eficaz para la protección de los puntos débiles del paquete y su utilización complica y encarece el proceso de embalado.

La solución actual tiene un coste por unidad de 6,5€, la nueva solo 4,6€. (1,9€ /u. de ahorro). 

. Mejora de la solución de embalaje: incorporación del lateral extensible

Incorporamos el lateral extensible en el perfil de las pizarras para proteger con más eficacia el vértice del ángulo, que en estos momentos es el principal punto de incidencias.

El aspecto final del bulto embalado es más compacto y ofrece un mejor rendimiento para su manipulación, almacenaje y transporte.


Embalaje actual                                                  Embalaje con la nueva solución

 

3. Disminución del coste de almacenaje de materia prima: ocupa 4 veces menos espacio

La materia prima necesaria para disponer de un stock de seguridad para la producción de un mes, supone la reducción a una cuarta parte del espacio utilizado hasta ahora.

La nueva solución reduce el espacio necesario para el stock de cartón y elimina el espacio necesario para almacenar el papel burbuja, esto permite reducir el coste en 0,70€ por unidad. 

 

4. Mejora en la productividad: incremento del 50% en el rendimiento actual

La eliminación del proceso de embalado del producto con papel burbuja permite mejorar la producción de la línea en un 50%.

El nuevo layout de embalaje permite reducir el proceso, necesitando menos tiempo para cada unidad embalada. En cuanto a maquinaria, únicamente necesitamos la plastificadora orbital para empaquetar el producto.

Manteniendo la mano de obra conseguimos pasar de 20 unidades por hora a 30 unidades, lo que supone un ahorro del 0,60€ por unidad embalada. 

5. Disminución del coste de almacenaje de producto terminado: más capacidad por palet

El bulto terminado es mucho más compacto y mejora su capacidad de apilamiento, lo que permite casi doblar el espacio necesario para su almacenamiento.

Esto supone la utilización de menor cantidad de palets y el empleo del 50% del espacio necesario para almacenar el producto necesario para servir la demanda equivalente a una semana de trabajo.

Necesitamos 21m2 menos para mantener el stock semanal de producto terminado, lo que traducido en dinero equivale a un ahorro del 0,50€ por unidad. 

6. Reducción drástica del coste de transporte: transportamos menos aire

La introducción de mejoras en el material y sistema de embalaje genera un bulto más compacto y resistente, pensado para optimizar la capacidad de apilamiento en el almacén y transporte.

El incremento de capacidad del palet supone un ahorro en transporte muy significativo y permite un recorte en nuestra factura de casi el 30% en transporte, lo que equivale a 2,70€ por unidad transportada.

 

7. Embalaje más resistente: reduce un 50% de incidencias

Finalmente incorporamos la mejora más evidente y para la que normalmente contratan nuestros servicios, la creación de una nueva solución de embalaje que mejore el resultado ante las roturas, reduciendo en un 50% las incidencias.

Para ello sometemos al producto a rigurosas pruebas de impacto (drop test), para comprobar el resultado de nuestra solución de embalaje ante las caídas inevitables que se ocasionan en el proceso de logística y transporte (incluido el de la última milla).

El resultado es la reducción de un mínimo del 50% de incidencias que ocasiona un ahorro de 1,70€ por pizarra entregada. 

¿Cuál fue el resultado final? 

Cuando una empresa confía en los servicios de Brafim de forma integral y permite incorporar mejoras en todo el proceso de producción y embalaje, se encuentra con resultados tan significativos como este caso.

Las ventajas aplicadas por Brafim

· Reducción de elementos necesarios para el embalaje.
· Menor coste de embalaje.
· Simplificación de procesos.
· Disminución de máquinas.
· Incremento de la productividad.
· Mayor protección al impacto.
· Menor volumen de embalaje en el almacén.
· Menor volumen de transporte.
· Menor impacto medioambiental.

Resultado final de todas estas mejoras: Rendimiento neto de 40.000€.

*El ahorro de 8,1€ por pizarra en todo el proceso, supone incorporar un rendimiento neto para la empresa de 40.000€/anuales.

Contacta con nosotros y te proporcionaremos una solución adaptada a tus necesidades. Pídenos tu consultoría gratuita >>